Localidades del sur. El Gobierno mira la playa de las localidades del sur y analiza regular el servicio de sombra

El HCD probablemente debatirá, este 2021, un proyecto para ordenar la playa en las localidades del sur. Concretamente, se puso el ojo sobre los emprendedores que ofrecen el servicio de sombra sin tributar. Entérate.

Le llegó el turno a la playa. Pero esta vez, no será para una jornada de limpieza o de promoción, sino para que el servicio de sombra que algunos particulares ofrecen en la costa local, se regule y controle. El Gobierno admitió que el proyecto está en carpeta para que se trate este 2021 y puede aplicar, ordenado, desde la próxima temporada.

En realidad, son las playas del sur del Partido (donde no hay balnearios) las que presentan este sistema que funciona de la siguiente forma: los cabañeros y hoteleros pagan un abono a un particular para que espere a los húespedes en la playa con sombrillas y reposeras. Así, el visitante no tiene que caminar desde el alojamiento hasta la costa con las “cosas encima”, sino que se ofrece el servicio al llegar al lugar. Al retirarse, el húesped no debe llevarse nada, sino que el traslado lo realiza el oferente del servicio.

Pero esta situación comercial generó algo de ruido a medida que fue ganando clientes. Primero fue uno solo el que ofrecía el servicio, luego se sumaron más y ahora, prácticamente, es un servicio de verano establecido con varias “microempresas” a cargo del traslado de reposeras, sombrillas para el posterior servicio frente al mar.

Martín Arguiñarena, que hasta la semana pasada fue director de Comercio, confirmó que había organizado algunas reuniones con los prestadores de servicio de Mar de las Pampas y Mar Azul a fin de que se comience a debatir el asunto particular. Ahora que el funcionario ya no está más en su puesto, el proyecto quedó en “stand by” con resultado incierto.

¿Y cuál es el problema de ofrecer este servicio? Básicamente, que no está regulado. No existe ordenanza que establezca la forma de trabajar, los emprendedores no tributan al Estado, no hay habilitación municipal, trabajo registrado, pago de canon por utilización de espacio público y todo es ganancia. Eso, claramente, fue ganando cada vez mayor cantidad de críticos (fundamentalmente, aquellos cabañeros que no lo ofrecen por cuestiones de costo), al punto de que el Gobierno le puso el ojo al servicio para generar pautas: la primera, lógicamente, pagar impuestos.

Además de que no tributan, lo que se critica es que se “toma” un espacio amplio de playa pública para posicionar las reposeras y sombrillas a la espera de turistas. Entonces, si un visitante que no alquiló con servicio de playa quiere -por ejemplo- utilizar la playa inmediata a la bajada del médano, no se puede porque ya está destinado a húespedes de complejos.

Esto ha generado algun que otro roce entre los turistas y los que ofrecen el servicio. Nunca pasó nada pero ahora, el Estado quiere regular la actividad para transparentar la competencia.

Hay algo que es real: el público ABC1 que elije Mar de las Pampas y Mar Azul exige servicios de calidad. Si no hay balnearios que ofrezcan el servicio de sombra (y no habrá más allá del único que existe hoy, sobre la calle Virazón), entonces alguien debe hacerlo. Tal vez, lo que correspondería es que ese emprendedor, pague sus impuestos y obligaciones como cualquier otro negocio que opera en el distrito.

Deje su comentario

× ¿Cómo puedo ayudarte?